archivo

Archivos Mensuales: abril 2013

La metamorfosis, también conocida como la transformación, es un relato del escritor nacido en Praga, dentro de la antigua Austria-Hungría.

368px-Metamorphosis

Portada de La metamorfosis, 1916. (Foto: Wikipedia)

Corría el año 1915. Eran el preludio de la I Guerra Mundial. La antigua Europa se empezaba a resquebrajar y ello se notaba en las élites del viejo continente. Este es el contexto de esta obra, catalogada por Penguin Books como uno de los Grandes Libros del siglo XX.

Narra la historia de Gregor Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia a la que él mantiene con su sueldo, quien un día amanece convertido en un enorme insecto. Tras la metamorfosis, Gregorio se encuentra incapacitado para trabajar, y esto obligará a su padre, a su madre y a su hermana, a trabajar para sustentarse. Gregorio sufrirá la incomprensión por parte de toda su familia, que poco a poco irán despreciándolo más e intentando verlo como a un insecto y no como a su familiar.

Su familia, Grete Samsa (su hermana) y el Señor y la Señora Samsa (sus padres) van cobrando protagonismo conforme pasan las líneas. Pasan de ser personajes secundarios, siempre bajo la tutela de Gregor, a ser personajes activos capaces de solventar su existencia con fuerza y rigor, pero  olvidando el infortunio de su primogénito.

A su alrededor, personajes como las criadas, los huéspedes o el apoderado complican aún más la trama de esta historia dónde los pensamientos de Gregor marcan el ritmo de su acontecer.

Sus interpretaciones, varias, dependen de la óptica con la que se mire o, según, de la óptica con la que se quiera leer. He aquí la grandeza de esta obra capaz de significar la crítica del autor a una sociedad autoritaria y burocrática hacia el individuo diferente, o una suerte de biografía marcada por la génesis judía del autor.

La más obvia, extraída del significado literal de sus palabras, radica en el temor y la indiferencia de la sociedad hacia lo diferente y lo absurdo, hasta el punto de ignorar y dejar morir aquello que, al ser tan extraño, causa temor.

Dice el artículo 5 del Tratado de la Unión Europea:

“En virtud del principio de subsidiariedad, en los ámbitos que no sean de su competencia  exclusiva, la Unión intervendrá sólo en caso de que, y en la medida en que, los objetivos de la  acción pretendida no puedan ser alcanzados de manera suficiente por los Estados miembros, ni a nivel central ni a nivel regional y local, sino que puedan alcanzarse mejor, debido a la dimensión o a los efectos de la acción pretendida, a escala de la Unión.

Se introduce el llamado principio de subsidiariedad, entendido como tal aquel que establece que la administración actuante frente al ciudadano debe ser aquella que esté en un mayor grado de proximidad respecto a aquel.

Esta cercanía se presupone, no sólo en razón de la eficiencia, sino también por la eficacia. Lo lógico es que una determinada situación se trate por el funcionario más cercano, porque estará capacitado para una respuesta más ágil y efectiva. Una distribución de competencias que, en nuestro ordenamiento jurídico, efectúa la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del régimen local.

Su articulado establece una serie de competencias que deberán asumir tanto los municipios como las provincias. Competencias que como nota característica la proximidad hacía el ciudadano, su percepción directa por él.

Una situación que puede cambiar en un tiempo no muy lejano, pues la reforma de la administración local que propone el gobierno de M Rajoy quiebra de raíz este sistema basado en la cercanía para sustentarlo en criterios económicos,

Por una parte, se crea un principio resumido en la frase “una administración, una competencia”, con lo que los ayuntamientos no podrán asumir competencias derivadas de otras cuyo ejercicio corresponde a CC.AA. o provincias. A mayores, se prohibe el ejercicio de “competencias impropias” por los entes locales, es decir, no previstas o reguladas en el reparto competencial mientras no cubra sus competencias originarias.

Un ayuntamiento no podrá realizar acciones relacionadas con la dependencia si no garantiza el alumbrado público.

Otra cuestión es la retirada de competencias a aquellos ayuntamientos de población inferior a 20.000 habitantes. Sobre la base de una economía de escala, se considera que se podrán retirar ámbitos de actuación a estos pequeños ayuntamientos, quedando su ejercicio en manos de la Diputación. Pero esta norma choca con la distribución geográfica de nuestro país, pues la mayoría de los ciudadanos viven en municipios dónde no se llega a este límite. Núcleos de población en su mayoría aislados y lejos de capital que no dependerán de si mismos para la satisfacción de sus necesidades básicas.

Se suprimirán las mancomunidades de municipios y se eliminarán las entidades locales menoresFormas asociativas típicas de nuestro estado, basadas en la historia, en la organización administrativa típica de zonas propias y, también, en la proximidad al ciudadano. El principal beneficiario será, de nuevo, la Diputación Provincial, que absorberá la protección y el cuidado de estos entes asociativos.

“El principal escollo, el déficit democrático de las Diputaciones”

De lo expuesto hasta aquí se desprende que esta reforma legal dará más poder a un ente público que no goza de la elección popular directa, algo que supone un quiebro democrático en el reparto de las competencias públicas.

Los cargos políticos electos en las diputaciones salen por circunscripción electoral pero elegidos a dedo por el partido y cada uno de los partidos ostenta la representación de sus diputados provinciales en función del número global de votos conseguidos.

La opción entre potenciar o debilitar la Diputación es una opción política, pero si refuerzas este ente se debe proporcionar legitimidad democrática para fundamentar su ejercicio. Deberían elegirse sus miembros por votación directa,  y no bajo el paraguas de una organización electoral. Debería ser una opción basada en principios de eficiencia, eficacia y equidad y no en un ahorro económico que, por importante que sea (se calcula en veinte mil millones de euros), quiebra el significado de un principio, el de subsidiariedad, que debe sustentar el reparto de competencias en cualquier estado.

 

Los humanos, como animales, nos movemos por impulsos. Impulsos basados en nuestras vivencias, nuestras experiencias, nuestros sentimientos, nuestra razón.

Pero si el sentido del humor es el motor de nuestra experiencia y la pasión es nuestro combustible, el principal freno para nuestras expectativas es el miedo. Miedo a lo ajeno, miedo a lo desconocido, miedo a lo extraño.

El miedo, esa horrible sensación a la incertidumbre de nuestro futuro con causa en un elemento extraño y ajeno a nuestra voluntad. Un miedo que se utiliza como el principal instrumento de presión y como refuerzo a las propias ideas de cada uno.

Desde una portada de un periódico a una declaración de un dirigente, el miedo siempre está a nuestro alrededor. Desde llegar a decir que “los votantes del PP no comen por no dejar de pagar la hipoteca” hasta una portada de un periódico dónde se alerta de las maldades de una organización sin ánimo de lucro cuyo único fin es lograr la dación en pago.

La política del miedo como instrumento de presión social.  Como instrumento decisor de una ideología (“o eres de los míos o eres de los malos” o “si no me votas todo puede ir a peor”), el miedo es un factor que siempre debemos tener en cuenta en la complicada situación económica y social que nos ha tocado vivir.

Pirámide_de_Maslow.svg

Pirámide de Maslow: jerarquía de necesidades. (Foto: Wikipedia)

Abraham Maslow, pensador de mediados del siglo XX, llegó en su obra “Una teoría sobre la motivación humana” a una rotunda conclusión. Maslow formula en su teoría una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

No obstante, esta utilización del miedo supone una suerte de inversión de la pirámide, puesto que el uso del miedo afecta a esas necesidades y deseos más elevados (moralidad, creatividad, aceptación de hechos, resolución de problemas), ante la incerteza que ocasionaría en nuestra vida la falta de las necesidades que gozan de un carácter más básico y/o primario (respiración, alimentación, descanso y sexo).

Después nos escandalizamos por diversas reacciones o movimientos sociales tachados de “anti sistema”. Pensamos en la consecuencia, pero no nos planteamos cuál es la causa. Pensamos en el miedo, pero no meditamos en quién nos lo causa y por qué nos vemos obligados a padecerlo.

Lamentablemente, la Justicia ha entrado en un pozo sin fondo debido a la profunda y polémica reforma en la que la opinión de la mayoría de los operadores jurídicos, profesionales día tras día de este ámbito fundamental en el desarrollo de la sociedad.

El veintiocho de mayo de 2001, todavía bajo el gobierno de JM Aznar, se impulsó por el Ministerio de Justicia un proyecto de mínimos que buscaba acercar la justicia a la sociedad. Un proyecto de mínimos que garantizaba el acceso, la información, el respeto y la protección al común de los ciudadanos por parte de Jueces, Magistrados, Secretarios Judiciales, Funcionarios, Abogados y Procuradores. Se impulsó la creación de la CARTA DE DERECHOS DE LOS CIUDADANOS ANTE LA JUSTICIA,incluida dentro del Pacto de Estado para la Reforma de la Justicia de esa misma fecha.

Carta de Derechos de los ciudadanos ante la Justicia (Imagen: Navarra.es)

Una Carta de Derechos de los ciudadanos ante la justicia que garantizaba una justicia abierta a los ciudadanos y moderna para la sociedad (en dónde la transparencia, la sencillez, la comprensión, la responsabilidad ante el ciudadano y su correcta atención eran premisas básicas), una justicia ágil y tecnológicamente avanzada y una justicia que protegiera a los más débiles (con especiales medidas de refuerzo y apoyo a las víctimas de los delitos y a los perjudicados en general, a los menores, a los discapacitados y a los inmigrantes). Por último, esta carta establecía los mínimos que debían regir las relaciones de los ciudadanos con los Abogados y Procuradores, debido a la importante función de intermediación ante los Tribunales de Justicia. Una relación en dónde la ética, la información y la calidad del derecho a la justicia gratuita y del funcionamiento del turno de oficio debían ser la base de todo el sistema.

Una idea que funcionó en los últimos años del gobierno Aznar y durante los siete años del gobierno de JL Rodríguez Zapatero, una época en dónde se impulsó la creación de nuevos Juzgados, la modernización y mejora de las instalaciones, la formación del personal y la aplicación de las nuevas tecnologías en el ejercicio de la función jurisdiccional.

Una idea que se rompió con la llegada de M Rajoy a la presidencia del Gobierno y de A Ruiz Gallardón al Ministerio de Justicia. Se implantaron las tasas judiciales, se propone una reforma integral de los Registros (incluyendo la privatización del Registro Civil) y se paralizaron, sine die, los procesos selectivos para el acceso a los diferentes cuerpos de la Administración de Justicia.

La última idea es reformar la Ley de Demarcación y Planta Judicial, dejando únicamente como sedes judiciales las capitales de provincia. Ciudades como Vigo, Santiago, Ferrol, Gijón, Elche, Cartagena,… quedarían, no sólo sin Juzgado propio, sino sin su partido judicial.

Se está alejando la justicia del ciudadano, con el desarraigo que ello conlleva. Se nos obliga a pagar por ejercer nuestro derecho fundamental a la tutela judicial efectiva y se impide, con un motivo exclusivamente económico, un derecho que debe ser el pilar de nuestra sociedad. Se nos obligara a pagar por acceder a un servicio público del que dependen la mayoría de los actos de nuestra vida moderna, se recortan los medios y se creará la sensación de que la justicia ya no es un derecho, sino un privilegio.

Tiempo al tiempo.

Las ciento ochenta y cinco enmiendas presentadas en el Senado para la redacción de la nueva Ley de Costas muestran el significado que va a tomar en nuestro ordenamiento jurídico. Una norma que tras su promulgación en el año 1988 tuvo como punto de partida la protección del litoral con una doble franja de protección; la primera de ellas considerando al terreno costero como de dominio público y la segunda de ellas con la constitución de una servidumbre forzosa que beneficiaba la franja costera posibilitando su acceso y su disfrute al común de los ciudadanos.

Una Ley de Costas que dejará sin protección rías, salinas, dunas,… construcciones sin sentido que ven en esta Ley una oportunidad para obtener una carta blanca que legalice los desmanes urbanísticos acaecidos durante los años de burbuja inmobiliaria sin que nadie pague las consecuencias por unos actos arbitrarios, injustificados y que, a día de hoy, son impunes.

Una Ley de Costas que dará carta de naturaleza a construcciones, urbanizaciones, e, incluso, núcleos costeros al completo que se verán amnistiados. Una Ley de Costas que reducirá la franja de protección de la costa de 100 a 20 metros y que permitirá la desprotección de todo aquello que no sea necesario para el mantenimiento de la playa.

Una cuestión que no ha tenido mención ni estudio apenas en el Proyecto es el relativo al cambio climático. Un cambio climático al que se dedicó la enmienda 176 que propone “adaptar la costa” a esta realidad desconocida. Desconocimiento que se manifiesta en los siguientes hechos:

  • No hace ninguna estimación sobre los efectos del cambio climático sobre la costa española.
  • El texto considera que los efectos del cambio climático en la costa sólo se entienden como regresión costera y no contemplan la inundabilidad frecuente de los tramos de costas que se inundan al menos una vez cada 11-13 años.
  • El Estado tomará medidas contra la subida del nivel del mar y la erosión sólo cuando ocurran catástrofes y el mar alcance viviendas.
  • El proyecto de Ley carece de una memoria económica en el que se analice con rigor el coste económico de lo que se propone, como la construcción de espigones o rellenos para combatir los efectos del cambio climático.
  • Los puertos deportivos podrían acometer ampliaciones de su superficie justificando el nuevo espigón como de control del cambio climático.
  • Por último, no incluye un criterio lingüístico mínimo que cumpla el acuerdo normativo aprobado en 1991 que regula los criterios lingüísticos generales pues el texto está lleno de conceptos sin rigor técnico.

 

* Fuente: http://www.greenpeace.org/espana/es

En resumen, la nueva regulación de la Ley de Costas y, en concreto, la escala regulación que en ella se contiene pone en peligro no sólo la seguridad de las personas, sino también el futuro y el porvenir de uno de nuestros bienes más preciados, nuestro medio natural y, en concreto, la costa.

El catorce de abril no es un día cualquiera en el calendario de muchos españoles.

395px-13_d'abril_portada

Portada del Heraldo de Madrid del 13 de Abril (Imagen: Wikipedia)

Un catorce de abril de 1931 fue proclamada en España la II República como reacción a los claros resultados de las elecciones municipales celebradas dos días antes. Precursoras de este movimiento fueron las ciudades de Éibar, Jaca y Sahagún.

“..y antes de las seis de la mañana habíase congregado el pueblo en la plaza que se iba a llamar de la República, y los concejales electos del domingo, por su parte, habiéndose presentado en la Casa Consistorial con la intención de hacer valer su investidura desde aquel instante, se constituyeron en sesión solemne, acordando por unanimidad proclamar la República. Acto seguido fue izada la bandera tricolor en el balcón central del ayuntamiento, y Juan de los Toyos dio cuenta desde él al pueblo congregado, que a partir de aquella hora los españoles estábamos viviendo en República.”

Con la legitimidad democrática otorgada por la victoria en 37 de las 50 capitales de provincia, y tras la sorprendente huida de Alfonso XIII del país  la bandera tricolor se alzó en los balcones de los diferentes órganos estatales.

Hoy, ochenta y dos años después  la situación es bien diferente. Con una cruel Guerra Civil entre medias, la monarquía de D. Juan Carlos I empieza a vivir las horas más bajas de su popularidad. Tras un “annus horribilis” marcado por elefantes, princesas alemanas y yernos conseguidores, unidos a la ya de por sí delicada situación económica y social, hacen que las voces a favor de una III República se alcen cada día más. No obstante, es una situación mucho más compleja que una simple cuestión de oportunidad.

Legítimamente hablando, la II República no ha terminado como tal. Su sucesora democrática, la monarquía constitucional que hoy vivimos, fue prevista de un modo anómalo a partir del nombramiento de D. Juan Carlos de Borbón como sucesor del General Franco. Sucesión que parte de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947 y que se manifestó en julio de 1969.

Es decir, hace más de cuarenta años del “nombramiento” de D. Juan Carlos como Rey. Un período en el que, no sólo los ciudadanos han mutado, sino también el sentir de la sociedad. No hablo de que la III República pueda ser la solución para todos los problemas que nos acucian, pero si un debate y un reférendum del conjunto de la sociedad puede ser el cimiento de una relación más pacífica, de más confianza en todo lo que nos rodea,

Más de veinticuatro millones de personas (cifra aproximada, según el INE)  no tuvieron la oportunidad ni siquiera de tener conocimiento directo de una crucial decisión para el futuro de un Estado. Otros muchos ni siquiera pudieron votar en las primeras elecciones democráticas celebradas en 1978.  Quizás sea la hora de poder decidir quién y cómo queremos que ejerza la jefatura del Estado del cual somos ciudadanos.

Las crónicas lo resaltan, pues “la gente se quiso como nunca aquel día“, pero no porque hubiera sido proclamada la República o vencido a la Monarquía de Alfonso XIII, sino porque tuvieron la oportunidad de pronunciarse, de decidir, de votar, de ser escuchados y, sobre todo, de poder decidir sobre el futuro que querían darle a su Estado.

Y quizás ese sea el primer paso para refundar nuestro Estado. Cada uno de los ciudadanos tiene su voz y debe ser oído. Porque la izquierda o la derecha es una opción personal de cada uno, pero el respeto a su opinión debe ser, en un estado democrático, el primero de los valores a observar y garantizar. La perdida de respeto a la diversidad ideológica es el primer síntoma de una sociedad enferma, la crisis de los valores democráticos es el principal signo de la inmadurez de un Estado que quiere ser moderno.

Adorada por muchos, odiada por otros tantos, Margaret Thatcher (Grantham, 13 de octubre de 1925 – Londres, 8 de abril de 2013) fue una política británica que ejerció como primera ministra del Reino Unido desde 1979 hasta 1990. Ostenta el apodo de “La Dama de Hierro” por su firme oposición a la Unión Soviética, implementó una serie de políticas conservadoras que llegaron a ser conocidas como thatcherismo y es, no sólo la persona que más tiempo poseyó la jefatura de estado británica durante el siglo XX, sino, también, la única mujer que, a día de hoy, ha ocupado este puesto en su país.

Margaret_Thatcher

Margaret Thatcher (Foto: Wikipedia)

Imposible de definir de una manera correcta, su ideario político se puede resumir como  desregularización (especialmente del sector financiero), flexibilización en el mercado laboral, privatización de empresas públicas y la reducción del poder de los sindicatos.

Pero lejos de los hechos, el verdadero legado de una persona son sus palabras. Palabras que definen no sólo su existencia, sino su persistencia con el paso del tiempo.

Sus convicciones

“Me encanta discutir. Me encanta debatir. No espero de nadie que simplemente se siente aquí y esté de acuerdo conmigo, ese no es su trabajo.” (1980)

“No soy una política de consenso. Soy una política de convicciones.”(1979)

“No me importa cuánto hablen mis ministros mientras hagan lo que yo diga”. (1980)

Su pensamiento

“Nadie recordaría al buen samaritano si solo hubiera tenido buenas intenciones. También tenía dinero”. (1980)

“Tuvimos que luchar contra el enemigo externo en las Malvinas. Pero siempre tenemos que estar atentos al enemigo interno, que es mucho más difícil de combatir y más peligroso para la libertad”. (Durante la huelga de mineros entre 1984 y 1985.)

“No existe nada llamado sociedad. Hay hombres y mujeres y hay familias”. (1987)

Una mujer en un mundo de hombres

“Ninguna mujer de mi época será primera ministra o ministra de Exteriores –los cargos más altos-. De todas maneras, no me gustaría ser primera ministra. Tienes que dar el 100% de ti misma al trabajo”. (En 1969, en la oposición como diputada conservadora por Finchley.)

“Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar un hogar estará más cerca de entender los problemas de dirigir un país.” (En 1979, el año en que se convirtió en primera ministra.)

“Si una mujer como Eva Perón, sin ideales, pudo llegar tan lejos, imaginen lo lejos que puedo llegar yo, con todos los ideales que tengo”.(1980)

“En política, si quieren que se diga algo, pídanselo a un hombre. Si quieren que algo se haga, pídanselo a una mujer”. (1982)

“Nos hemos convertido en una abuela”. (En el nacimiento de su primer nieto en 1989.)

Sobre Europa

20050923000340!Thatcher-loc

Margaret Thatcher, líder de la oposición, 18 de septiembre de 1975. (Foto: Wikipedia)

“¡Que me devuelvan mi dinero!” (En la cumbre europea de Dublín en 1979.)

“No hemos hecho retroceder los límites del Estado en Gran Bretaña solo para verlos reimpuestos a nivel europeo, con un superestado europeo ejerciendo un nuevo dominio desde Bruselas”. (1988)

El final de su vida política

“Yo sigo luchando, yo lucho para ganar”. (El 21 de noviembre de 1990, después de no conseguir los votos suficientes para evitar una segunda ronda en las primarias por el liderazgo del partido conservador. Renunció al día siguiente.)

“¡Vaya, qué cosa tan curiosa”. (El 27 de noviembre, en la última reunión de su Gobierno.)

“Fue una traición con una sonrisa en la cara. Tal vez eso fuera lo peor de todo”. (En 1993, sobre los compañeros de Gobierno que le recomendaron que dimitiera.)

“Tu casa es el sitio a donde vas cuando no tienes nada major que hacer”. (En mayo de 1991, seis meses después de dejar el 10 de Downing Street.)

Lo que otros dijeron de ella

“Tiene los ojos de Calígula pero la boca de Marilyn Monroe”. El presidente francés Francois Mitterrand.

“Está tratando de llevar los pantalones de Winston Churchill”. El líder de la URSS Leónidas Breznev, en 1979.

“Siempre fue una mujer atractiva. Y no es solo que tuviera el atractivo de una estrella de cine; es que también podía comportarse como una estrella de cine cuando decidía hacerlo”. Sir Bernard Ingham, su secretario de prensa en Downing Street.

“Esta mujer es testaruda, obstinada, y peligrosamente terca” Eldepartamento de recursos humanos de la empresa química ICI, al rechazar una solicitud de trabajo de la entonces Margaret Roberts en 1948.

“Ha sido bestial con el Banco de Inglaterra, ha pedido a la BBC que ponga su casa en orden y tiende a pensar lo peor de los ministerios de Exteriores y de la Commonwealth. No puede ver una institución sin pegarle con el bolso”. El diputado tory Julian Critchley en 1982.

“No tiene imaginación, y eso significa que no tiene compasión.” El exlíder laborista Michael Foot en 1982.

“Es el mejor hombre de Inglaterra”. Ronald Reagan, en 1983.

(* Fuente: El País)

Susana González Ruisánchez

Abogado digital, Derecho Tecnológico, Ciberseguridad, SGSI, ISO27000, Legal Web Compliance, Innovación, Marketing y Comunicación

BLOG DE LUIS ABELEDO

Iuris praecepta sunt haec: honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere (ULPIANO D 1.1.10.1) Los preceptos del derecho son éstos: vivir honestamente; no dañar al prójimo y dar a cada uno lo suyo

Naturismo en pareja

Libertad, compartir, aceptar, vivir.

Ecosistemas

Blog de divulgación de Ecología de la Asociación española de Ecología Terrestre (AEET)

Argumentos en Derecho Laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Atelier legal

El blog jurídico de Alberto Fernández

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

delaJusticia.com

El rincón jurídico de José R. Chaves

El Blog de Ramón

Blog de opinión de Ramón Cerdá

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

La Brigada Tuitera

Cuartel General

DOS ORILLAS

Reflexiones, opiniones (y a veces berrinches), sobre Derechos Humanos y la realidad diversa y común

EL DERECHO Y LA FAMILIA.

Respuestas Legales a tus dudas.