Notas básicas de la STS 1916/2013 sobre nulidad de cláusulas suelo

La importante sentencia del Tribunal Supremo sobre anulación de cláusulas suelo, que resolvió el recurso de una demanda presentada por AUSBANC, contra la agrupación de tres entidades financieras, declara la nulidad de estas cláusulas sobre diversas hipotecas por falta de transparencia y claridad en la información facilitada por las entidades financieras, estableciendo la conformidad a derecho de dichas cláusulas cuando exista completa información suministrada al consumidor. Como contraparte, no reconoce a los afectados el derecho a la devolución de los importes satisfechos en su virtud.

El texto de esta larga Sentencia tiene tres aspectos básicos que marcaran, salvo pronunciamientos en contrario, la línea jurisprudencial en próximas fechas.

¿Licitud de la cláusula Suelo?

Lo importante de esta sentencia fue el sentar, por primera vez, un pronunciamiento en firme acerca de esta cuestión que tanta relevancia social adquiere con el paso de los días.

Contra las diversas resoluciones existentes en los Tribunales menores, declaró licitas las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios, siempre que la información suministrada sea transparente, clara, suficiente y equitativa.

El Tribunal Supremo basa la validez de esta cláusula en el cumplimiento de la normativa informativa a la que están sujetas las entidades financieras proveniente del Banco de España, casualmente las mismas normas que no fueron ni utilizadas ni exigidas por los agentes intervinientes en todo contrato de préstamo hipotecario.

¿Falta de Retroactividad de sus efectos?

La Sentencia rompe el principio general de nuestro sistema jurídico según el cual toda cláusula declarada nula no debe producir efecto alguno. En su texto se basa en los principios de seguridad jurídica y de interés público (en relación al orden socioeconómico). Sin duda, argumentos basados en criterios de oportunidad cuyo ejercicio y aplicación dará mucho que hablar.

Establece que la nulidad de estas cláusulas no lleva aparejada la devolución de las cantidades satisfechas  en exceso por los hipotecados por la aplicación de estas cláusulas nulas.

¿Criterios para llegar a la anulación?

La Sentencia del Tribunal Supremo de nueve de mayo de 2013 fundamenta la nulidad de las cláusulas en dos conceptos fundamentales a la hora de caracterizar el consentimiento del usuario como válido y conforme a Derecho. Criterios tan extensos como sencillos a la hora de conceptualizarlos.

El TS se pronunció respecto a la falta del consentimiento en los siguientes términos:

 

* Falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.”

* “Se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de la misma.”

* “No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.”

* “No hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad –caso de existir- o advertencia de que al concreto perfil del cliente no se le ofertan las mismas.”

* “Se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluye la atención del consumidor.”

Por ello, si los afectados por la cláusula suelo no recibieron completa información previa a la suscripción del préstamo hipotecario (mediante la entrega del folleto informativo, de la oferta vinculante y con la práctica de comparativas y de simulación de costes), o si la cláusula suelo no forma parte del contenido principal del objeto del contrato, la cláusula será declarada nula.

Por ello, los consumidores que sólo se enteraron de la existencia de la cláusula suelo a posteriori, cuando descendieron los tipos de referencia, o que recibieron información de forma poco clara o transparente sobre su verdadera trascendencia económica tienen, a partir de esta Sentencia pionera en nuestro ordenamiento, abierta la puerta a una reclamación judicial de anulación con amplias posibilidades de éxito.

No obstante, la satisfacción en ningún caso sera plena, pues se permite a los Bancos que la sigan incluyendo en sus ofertas de hipoteca y, lo que es más sangrante, no repercute la nulidad del contrato en las entidades financieras causantes de la misma, sino que únicamente modificará el estado de las cosas desde su anulación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ecosistemas

Blog de divulgación de Ecología de la Asociación española de Ecología Terrestre (AEET)

Argumentos en Derecho laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Atelier legal

El blog jurídico de Alberto Fernández

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

delaJusticia.com

El rincón jurídico de José R. Chaves

El Blog de Ramón

Blog de opinión de Ramón Cerdá

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

La Brigada Tuitera

Cuartel General

DOS ORILLAS

Reflexiones, opiniones (y a veces berrinches), sobre Derechos Humanos y la realidad diversa y común

EL DERECHO Y LA FAMILIA.

Respuestas Legales a tus dudas.

Legalidad On

Tecnología y Derecho.

Verónica Montero Pérez

ABOGADA - MEDIADORA

Las Partidas

Justicia para las personas

A %d blogueros les gusta esto: