Condena en Costas.Terminación por allanamiento anterior a la Contestación de la Demanda. Especial consideración al Interdicto

SITUACIÓN: “A” demanda a “B”. Puede ser una demanda de juicio verbal o una demanda de juicio ordinario. “B” se allana, bien de forma expresa, bien de modo presunto, a las pretensiones de “A”. ¿Que sucede en el procedimiento  ¿Que implicaciones tendrá esta actitud en cuanto a las consecuencias económicas, esto es, las costas, de la demanda? ¿Y si nos encontramos ante un proceso verbal sumario con la posesión como núcleo del procedimiento?

La Condena en Costas se encuentra regulada en los artículos 394 a 398 del Ley de Enjuiciamiento Civil. Partiendo del criterio del vencimiento previsto en el artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, o más popularmente conocido como quien pierde paga, (“las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones”), la legislación ritual establece una serie de excepciones entre las que destacan:

  • …que el tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho” (394.1 1er párrafo)
  • “Si fuere parcial la estimación o desestimación de las pretensiones, cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, a no ser que hubiere méritos para imponerlas a una de ellas por haber litigado con temeridad” (394.2)
  • Si el demandado se allanare a la demanda antes de contestarla, no procederá la imposición de costas salvo que el tribunal…aprecie mala fe en el demandado” (395.1)

.-  ¿Cuales son los supuestos de mala fe previstos en el artículo 395 LEC?

Dice la Sentencia num. 404/2011 de 12 diciembre de la Sección 2ª de la AP de Lleida:

” …debe considerarse que concurre mala fe en el demandado cuando su conducta previa al proceso haya sido causante de la interposición de la demanda judicial, forzando a la otra parte a acudir a los Tribunales. Desde esta perspectiva lo determinante será comprobar si el allanado estuvo dispuesto a satisfacer las exigencias de la parte actora y el inicio del proceso obedece a la actitud precipitada de esta parte que no planteó al demandado su pretensión antes de acudir a la vía judicial, o si, por el contrario, la parte demandante se ha visto abocada a la interposición de la demanda para obtener el pleno reconocimiento de sus derechos ante la renuente actitud del demandado.”

Así pues, un requerimiento notarial, un burofax, una demanda de conciliación… son muestras objetivas que deberían culminar, en caso de allanamiento anterior a la contestación a la demanda, con la condena en costas a la parte demandada. Y ello porque, constando tales elementos objetivos, se ha mostrado la sana voluntad de la parte actora de buscar una solución extrajudicial a la controversia suscitada.

.- ¿Y si nos encontramos ante un Interdicto?

En relación a los antiguos interdictos (hoy procesos verbales sumarios del artículo 250.1. de la Ley de Enjuiciamiento Civil) que tienen como objetivo ofrecer la tutela sumaria de la posesión, este allanamiento se puede manifestar, no mediante actuaciones formales, sino simples actos materiales como la apertura de una cancilla o la retirada de una cadena serán actuaciones determinantes para conseguir la declaración de allanamiento de la parte demandada.

No cabe duda de que estas actuaciones, desarrolladas fuera del ámbito del proceso, muestran una aquiesciencia al contenido del Suplico. No obstante, dada esta condición externa, será necesario llevarlas al proceso como Hecho Nuevo, solicitando una declaración acorde por parte del Órgano Jurisdiccional competente que lleve el caso.

Nuclear en este sentido se entiende la Sentencia  núm. 139/1995 de 12 mayo de la Sección 2ª de la AP de Cáceres, que, aún en la vigencia de la anterior LEC, ya se pronunció del siguiente modo:

“…también, deberían haberse impuesto, al demandado puesto que la mala fe, en la conducta de éste, aparece reflejada en su comportamiento extrajudicial, y por tanto el Juez «a quo» debió razonándolo imponérselas, y esto es así pues ya esta Sala en Sentencia de fecha 29 noviembre 1993, establecía siguiendo el criterio del Tribunal Supremo mostrado en la Resolución de fecha 26 junio 1990, que el demandado que aun allanándose antes de la contestación a la demanda, ha forzado al acreedor, o contraparte, a acudir a los Tribunales para obtener la justicia de su reclamación…

Por ello, no solo los actos formales, coétaneos o posteriores a la presentación de la Demanda, sino también los materiales, pueden ser determinantes a la hora de lograr la condena en costas, dada la importancia que esta declaración tiene, en multitud de ocasiones, para nuestros clientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ecosistemas

Blog de divulgación de Ecología de la Asociación española de Ecología Terrestre (AEET)

Argumentos en Derecho laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Atelier legal

El blog jurídico de Alberto Fernández

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

delaJusticia.com

El rincón jurídico de José R. Chaves

El Blog de Ramón

Blog de opinión de Ramón Cerdá

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

La Brigada Tuitera

Cuartel General

DOS ORILLAS

Reflexiones, opiniones (y a veces berrinches), sobre Derechos Humanos y la realidad diversa y común

EL DERECHO Y LA FAMILIA.

Respuestas Legales a tus dudas.

Legalidad On

Tecnología y Derecho.

Verónica Montero Pérez

ABOGADA - MEDIADORA

Las Partidas

Justicia para las personas

A %d blogueros les gusta esto: